NOSOTROS

Nuestra Historia

Nuestro primer contacto con la raza no fue pura casualidad. La elección la hicimos buscando un perro con carácter y a la par cariñoso, protector y a la vez equilibrado y sociable.

La primera vez que nos fijamos en el Pastor de Brie fue en una Exposición de Belleza donde nos llamó la atención su movimiento armonioso, amplio y ágil, pero por encima de todo su pelo. Cuando tuvimos ocasión de tocarlo comprobamos su textura seca y su longitud dando apariencia de perro rústico y al contrario de lo que pueda parecer el cuidado de su pelo no requiere acicalamientos especiales, basta un simple cepillado semanal para mantenerlo en perfectas condiciones.

Fue a partir del año 1.998 cuando comenzamos la selección de nuestro primer ejemplar que llegó a casa ese mismo año. A partir de entonces y hasta hoy hemos continuado con la dedicación al Pastor de Brie realizando una cría selectiva con ejemplares traídos de Francia, Alemania, Bélgica e Italia con excelentes líneas de sangre , salud y carácter.

Desde que adquirimos nuestro primer Pastor de Brie y empezamos a criar siempre hemos buscado que nuestras camadas tengan y por este orden :

  • Salud : buscamos tanto en las hembras reproductores como en los machos que gocen de una excelente salud.
  • Carácter : carácter equilibrado y totalmente sociabilizados.
  • Belleza : con un mínimo de EXCELENTE otorgado por un juez especialista en morfología y en todas las camadas que hemos realizado uno o ambos padres tienen títulos de Campeón de Bellleza y estén Seleccionados como Reproductores de raza.

Una parte muy importante en nuestra vida es el deporte con nuestros perros. Por un lado se intensifica la relacción entre el hombre y el perro y por otro lado es una muy buena manera de engancharte al Briard.

Pasados los años podemos confirmar que lo que buscábamos en un perro lo hemos encontrado en el Pastor de Brie, llenándonos de satisfacción su fácil integración tanto en nuestra propia familia como con otros perros. Esperamos que tengáis la oportunidad de conocer al Briard y disfrutar de las mismas alegrías que a nosotros nos ofrecen.